Hablar cambia y transforma realidades

Durante mucho tiempo, Alisson decidió no contar lo que para ella significaba que su hermana estuviera privada de la libertad. En estos últimos años, con ayuda de Enmarcha (Chile) y de un proyecto regional de la plataforma NNAPES, eso cambió. Se dio cuenta de que expresar su experiencia podía ayudarla a ella y a quienes estuvieran pasando por la misma situación.

image01
En la tarde, Alisson ayuda a sus papás con las tareas de la casa. Luego toman onces y ven películas. Foto: ENMARCHA.

Niñez, familia y cárcel23/11/2021 · Por Mónica Arango.

Sueña con comprarle una casa a sus papás y crear un refugio para los animalitos de la calle. Le gustan los bailes de Tik Tok, escuchar música y jugar con sus perros. Su comida favorita es el salpicón, un plato chileno hecho con batatas (papas), vienesa (salchicha), huevo y tomate, entre otros ingredientes. Su nombre es Alisson, vive en Chile, y después de varios años tratando de asimilar el hecho de que su hermana mayor fuera detenida, ella encontró un lugar donde la ayudaron a transformar esa experiencia negativa en algo positivo para su vida y la de quienes se encuentran en una situación similar.

“No es económico, es emocional”, reflexiona Alisson refiriéndose a la ayuda que para ella, necesitan muchos niños, niñas y adolescentes cuando enfrentan la ausencia de un familiar porque está en prisión1“La ausencia de referentes familiares y la pérdida de vínculos afectivos pueden estimular entre los NNA el surgimiento de diversos síntomas psicoafectivos en distintos planos. Entre otros, se señalan: cambios en el comportamiento, surgimiento de reacciones agresivas y desadaptación escolar por el rechazo de compañeros y de la comunidad”: Invisibles: ¿hasta cuándo?, (2014), p.32.. En su caso, la primera vez que alguien se acercó, fue en el centro penitenciario donde estaba su hermana. La psicóloga del lugar la puso en contacto con la organización Enmarcha, organización que desde el año 2016 integra la Plataforma Regional por la Defensa de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes con Referentes Adultos Privados de la Libertad - NNAPES, de la cual CWS es socio fundador y principal financiador.

Tras el primer acercamiento, el equipo de Enmarcha comenzó a visitar periódicamente la casa de Alisson para ver cómo estaban ella y su familia. Durante la pandemia, los encuentros pasaron a ser virtuales, pero el acompañamiento continuó. Para ese momento, su hermana ya completaba tres años en la cárcel, y aunque Alisson acabó acostumbrándose a esa situación, le dolía que las personas se burlaran o le dijeran que su hermana merecía estar presa. Mientras tanto, ella todavía intentaba asimilar el hecho de no tenerla cerca, en su casa, con ella.

“Aquí nadie se preocupa por eso, es algo como: ‘Tiene un familiar preso, merece estar ahí’. Nadie te ayuda, todos te dejan solo”. Por eso, el hecho de que personas desconocidas, como lo eran en su momento los miembros del equipo de Enmarcha, se interesaran en cómo se sentía y quisieran ayudarla, “fue un gesto lindo, nadie más lo hizo”. Hasta entonces, con las únicas personas que hablaba del tema era con sus papás; “los profesores tampoco se interesaban mucho”, dice.

image01
“Ha sido un proceso largo y bonito, porque se conocen distintas personas y se hace un ambiente amigable”: Alisson. Foto: ENMARCHA.

El pasado 29 de septiembre, Alisson participó, junto con otros/as jóvenes, en una sesión especial que se llevó a cabo durante la Conferencia de International Coalition for Children with Incarcerated Parents (INCCIP, por sus siglas en inglés). El evento coincidió con la conmemoración por los 10 años del Día del Debate General sobre este asunto, a partir del cual el Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas elaboró una serie de recomendaciones al respecto2Consulta aquí el informe final 10 años después: “Yo tengo algo que decir”..

En este encuentro virtual y ante personas de diferentes países, gente que Alisson veía por primera vez, ella decidió contar algunas de sus experiencias y expresar su opinión. A diferencia de otras veces, no sintió vergüenza o miedo: “Hablar cambia y crea realidades, y creo que desde ahí uno parte, desde la experiencia; eso puede abrir una realidad a otra persona o hacer que otra persona sienta que tiene el apoyo, que no está sola”.

Ella participó en el panel denominado “El camino para hacer visible a los y las NNAPES en América Latina y el Caribe”, en el que se presentó la situación de niños, niñas y adolescentes con referentes adultos privados de libertad en América Latina y el Caribe, así como el trabajo realizado al respecto durante los últimos diez años.

Alisson quisiera estudiar Psicología criminalística, “pero como revisan los antecedentes familiares, entonces no puedo”, comenta. Su siguiente opción es ser Técnico en rehabilitación de drogas y alcohol. Y un día espera conocer España porque “¡siempre me ha parecido un lugar bonito!” Por ahora, continúa con sus estudios y participando en las actividades de Enmarcha. Su deseo es “que cambie el sistema y que no dejen a las familias solas. Lo digo porque nosotros (ella y su familia) vivimos muchas cosas, y nadie estuvo para nosotros en los peores momentos. No me gustaría que lo que yo pasé, lo tenga que pasar otra persona. Hablar puede ser muy bonito, pero si no hay un cambio, no sirve de nada”.

Sobre Enmarcha

Enmarcha es una organización sin fines de lucro que busca aportar a la construcción de un Chile con mayor justicia social. Su misión es contribuir al desarrollo social a través del ejercicio de la ciudadanía de niños, niñas y jóvenes.

En palabras de Alisson, “es una organización que ayuda mucho en el ámbito emocional. He conocido gente nueva que siempre está para ti, apoyándote, escuchándote. Uno agradece. Esto es una posibilidad de poder hablar y sentirse escuchado sin que te juzguen”.

En diferentes actividades y encuentros organizados por Enmarcha, Alisson conoció otras historias como la suya, “incluso, peores”, que la ayudaron a sentirse acompañada, motivada. “Hay personas muy valientes que se abren al mundo, y es muy bueno porque uno va conociendo distintos espacios y va aprendiendo de esas personas, la valentía y todo lo que se pasa cuando se tiene una persona privada de la libertad”.

Twitter: @ENMARCHA_
Facebook: @ongenmarcha
Instagram: @enmarcha_ong
YouTube: ONG En marcha


1 “La ausencia de referentes familiares y la pérdida de vínculos afectivos pueden estimular entre los NNA el surgimiento de diversos síntomas psicoafectivos en distintos planos. Entre otros, se señalan: cambios en el comportamiento, surgimiento de reacciones agresivas y desadaptación escolar por el rechazo de compañeros y de la comunidad”: Invisibles: ¿hasta cuándo?, (2014), p.32.
2 Consulta aquí el informe final 10 años después: “Yo tengo algo que decir”.