Infancias y encarcelamiento: Condiciones de vida de niñas, niños y adolescentes cuyos padres o familiares están privados de la libertad en la Argentina

Nuevo Informe publicado por CWS y el Barómetro de la Deuda Social de la Infancia en Argentina.

image01
Foto: Marisa Montes.

Niñez, familia y cárcel11/04/2019 · Por Luciano Cadoni.

La oficina regional para América Latina y el Caribe de Church World Service (CWSLAC) junto con el Barómetro de la Deuda Social de la Infancia, del Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA) de la Universidad Católica Argentina (UCA) presentaron la semana pasada este informe especial.

El estudio ofrece una primera aproximación cuantitativa a la problemática de las condiciones de vida de los niños, niñas y adolescentes con su padre, madre o algún referente encarcelado (NNAPES, de aquí en adelante) y el impacto que los encarcelamientos de aquellos les ocasionan.

En el informe, y ante la falta de estadísticas oficiales, se realiza una estimación que da como resultado que, en 2018, había en Argentina 146.112 (niños, niñas y adolescentes pertenecientes a hogares con por lo menos algún miembro detenido al momento de responder la encuesta EDSA). Cabe destacar que esta estimación probablemente subestima el fenómeno dado que una proporción de niños/as producto del encarcelamiento paterno ya no residen en sus hogares de origen, o el familiar encarcelado no es un miembro del hogar.

Entre los datos más relevantes que arroja el estudio se puede destacar que:
- En relación a los hogares donde viven los NNAPEs:

  • El 37,9% de los NNAPES pertenece a hogares de sectores trabajadores informales y el 55,3% a hogares de estrato obrero integrado.
  • El clima educativo en estos hogares es predominantemente bajo, siendo así que casi la mitad (48,8%) pertenece a hogares con un clima educativo bajo y el 30,4% a hogares con un clima educativo medio-bajo.

Para el estudio se compararon las condiciones de vida de los NNAPES con las de sus pares más parecidos en términos de sus condiciones de vida pero que no tienen un miembro adulto de sus hogares privado de la libertad y los resultados que surgieron de este esfuerzo fueron que:

  • 7 de cada 10 NNAPES residen en hogares por debajo de la línea de pobreza (68,9%) y el 16,1% por debajo de la línea de indigencia, mientras que los NNA del grupo de comparación representan el 57,1% y el 19,9%, respectivamente.
  • La propensión al déficit educativo es uno de los datos destacados. Los NNAPES entre 4 y 17 años registran un rezago escolar del 19,2% frente al 12,7% en sus pares no NNAPES, 23,5% de probabilidad de haber repetido algún año frente al 15,8%, y 13,6% no asiste a la escuela frente a 11,1. Asimismo, entre los niños/as escolarizados los NNAPES tienen el triple de probabilidad de necesitar apoyo escolar que pares NO NNAPES (8,3% versus 2,8%).
  • Más de uno de cada cuatro NNAPES (26,2%) no suele festejar su cumpleaños, situación que se da entre el 24,3% de los niños y niñas sin familiares detenidos.
  • Mientras 4 de cada 10 NNAPES de 0 a 12 años (40,2%) comparten la cama o colchón para dormir, esta situación se da en el 36,9% de sus pares del grupo de comparación.

En suma, este informe viene a confirmar, a partir de datos cuantitativos, esto que CWS y sus socios de Plataforma NNAPEs han sostenido desde que comenzaron a trabajar sobre el tema, que el encarcelamiento empeora la situación de vulnerabilidad en la que la mayoría de estas familias vivía antes de ocurrido este hecho.

Se puede acceder a la Presentación (elaborada por el ODSA) utilizada para presentar el informe aquí y al informe completo aquí.